Publicidad

Publicidad

Peluquero de Herrera con una dosis de entrega

Alfonso Genao recorta a su “colega, hermano y cliente” desde hace 30 años, Juan Santos
Santo Domingo Oeste, 09 julio 2015.- Para Alfonso Genao, peluquero desde hace 40 años, cuando se trabaja con empeño se logran buenos resultados. Ese es el mandamiento que a diario pone en práctica para realizar el oficio que le ha permitido mantener a su esposa y a sus cuatro hijos.

“El que quiera vivir de algo y no lo haga bien, que mejor no se dedique a eso”, fueron las palabras exactas de Fonso, como le apodan sus clientes, con la llegada de LISTIN DIARIO a la peluquería donde labora, ubicada en la Avenida Las Palmas de esta ciudad. 

A pesar de que duró 38 años con su propio negocio, en 2013 decidió instalarse en la peluquería de otra persona y pagar RD$4,000, ya que los peluqueros que estaban alquilados en su negocio no pagaban a tiempo, razón por la cual Genao debía cobrarles constantemente, situación que según relata le era incómoda.

Por tal motivo y con el fin de no tener inconvenientes con ellos, prefirió mudarse de local, esta vez como “el alquilado”. 

Además, de este modo ahorra más dinero porque en el establecimiento antiguo pagaba RD$8,000. 

“Ahora no pago local, le pago la mitad a Giovanni, que es el dueño de la peluquería donde estoy ahora”, expresa Genao. 

Faena
Con música romántica de fondo, Genao cuenta que empieza su quehacer a las 9:00 a.m. y culmina a las 8:00 p.m., llegando a su hogar, ubicado en el kilómetro 18 de la Autopista Duarte, a las nueve de la noche. 

De esta manera, insiste en que trata de ser puntual en la hora de llegada a la peluquería porque de no hacerlo perdería clientes. 

Agrega que es posible que dentro de algunos años se retire de su labor como peluquero y se dedique a otro oficio porque a sus 58 años ya se siente “un poco cansado” pese a que le gusta lo que hace. 

Consumidores
Este peluquero expresa alegremente que la felicidad no está en los buenos momentos, sino en las personas con quienes se comparten las situaciones especiales de la vida, en las cuales ubica a sus clientes: “Para mí no hay clientes malos, todos son buenos”, manifiesta. 

Genao relata que le llena de orgullo tener clientes profesionales y educados, dentro de los cuales figuran médicos, abogados e ingenieros y con los que asegura poder entablar una conversación amena mientras los recorta. 

El peluquero considera que le brinda un buen trato a todo el que recurre a sus servicios “porque con ellos hay que ser respetuoso, conversador, amable y muy atento”. 

Juan Santos, colega y cliente de Genao desde hace 30 años, opina que “Fonso es un hombre dedicado a su trabajo y a su familia, además es muy honesto”.

Resalta que siempre se interesa por escuchar a sus clientes. 

Logros
Genao sostiene que gracias a ser peluquero construyó su casa y aunque sus hijos son mayores de edad los ayuda monetariamente en lo que puede. 

Mensualmente sus ingresos tienen una variación de RD$15,000 a RD$20,000: “A pesar de que la situación no está fácil, el flujo de clientes es bueno porque he logrado mantenerme”, declara. 

Estadísticas
En el periodo 2000- 2012, el sector informal dominicano creció 41.5%, en comparación con el sector formal que registró un crecimiento de 19.8% según datos del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep). 

La Encuesta Nacional de la Fuerza de Trabajo de 2012 indica que los empleos informales en el país representan un 57.1%, mientras los formales simbolizan un 43%. Este estudio arrojó que el comercio informal es de vital importancia para la generación de puestos laborales y el sostenimiento de las actividades económicas del país. 

Servicio a domicilio 
Alfonso Genao dice que “no es pegarse sino mantenerse”, motivo por el cual innova a diario en sus servicios.

A pesar de haber llegado al primero de bachillerato en su ciudad natal, Nagua, este emprendedor considera que no se necesita ser profesional para saber qué le ayudará a obtener más ingresos. De este modo implementó brindar sus servicios a domicilio a personas que no pueden trasladarse a donde él labora. Residentes de Los Jardines, el Ensanche Naco, Los Alcarrizos y Las Palmas de Herrera recurren con ansias a las atenciones de Genao, pero con la particularidad de que quien llega a sus hogares es él.

“Por esto tengo que cobrar más porque tengo que moverme de mi área de trabajo y mientras estoy fuera del negocio pueden venir otros clientes. Actualmente tengo cinco personas que recorto a domicilio”, dice Genao, asegurando que hasta que se siga sustentándose de la peluquería, lo hará con dedicación.

Jhenery Ramírez / Listín Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario